262 Views

Muchos tipos de bacterias pueden crecer en productos de origen animal, por lo que es importante manipular y almacenar de forma segura todo tipo de carne. Sin embargo, las diferentes reglas para manejar diferentes tipos de carne pueden ser confusas. Puede ser perfectamente seguro comer algo de carne una semana después de que se preparó o congelarla para más tarde. Otros tipos deben desecharse después de solo unos días.

Los problemas de seguridad están asociados con todo lo que puede comer. Una cocina saludable depende de su conocimiento de las prácticas seguras de cocina y almacenamiento.

Seleccionando carne

Nunca compre carne que haya pasado la fecha de vencimiento o de caducidad. Además, compre carnes en la tienda después de haber encontrado todos sus otros artículos para disminuir el tiempo que la carne se queda sin refrigeración.

Siga estas pautas específicas cuando seleccione ciertas carnes:

  • Evite cualquier carne de res o cerdo que sea de color marrón oscuro o descolorida, tenga un olor fuerte o se sienta duro o viscoso.
  • Evite las aves de corral que se vean desteñidas, tengan un olor fuerte o se sientan duras o viscosas.
  • Evite cualquier pescado que esté descolorido o descolorido, que tenga carne blanda o viscosa y que tenga un fuerte olor a pescado o a amoníaco.
  • Evite cualquier carne que esté en paquetes dañados, con fugas o desgarrados, ya que es probable que haya estado expuesta al aire y a bacterias dañinas.

Manejo de carne

Lávese las manos con frecuencia cuando prepare cualquier tipo de carne, pescado o pollo. Las bacterias pueden propagarse rápidamente entre las manos y la carne. Siempre lávese las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos antes y después de manipular carne, ya sea cruda o cocida.

Debido a que las bacterias se pueden propagar fácilmente, prepare la carne en una superficie separada de todos los demás materiales de cocina. Mantenga las verduras y otros ingredientes lejos de la carne, especialmente si no los cocina juntos en el mismo plato.

Intente usar tablas de cortar separadas, limpie todos los utensilios de cocina después de que toquen la carne cruda y use diferentes utensilios para servir la comida después de que la haya preparado.

Almacenar carne

La carne cruda sin curar generalmente dura de forma segura durante aproximadamente tres días en el refrigerador. Si planea mantener la carne cruda por más tiempo, congelarla es su mejor opción. Selle la carne en un paquete hermético antes de congelarla. Luego, generalmente se puede congelar durante al menos varios meses.

El tiempo seguro de congelación y refrigeración también depende de la temperatura de almacenamiento. Mantenga su congelador lo más cerca posible a -17.8 ° C (0 ° F). Esto ayuda a retener nutrientes y mantener los alimentos frescos. Mantenga su refrigerador a aproximadamente 34 ° F (1.1 ° C), justo por encima del punto de congelación, para prolongar efectivamente la vida útil de los alimentos.

Temperatura de cocción y seguridad alimentaria.

La temperatura de cocción afecta tanto el sabor como la seguridad de los alimentos.

El espectro raro o bien hecho se refiere a la temperatura en el centro de la carne, que se verifica mejor con un termómetro para carne. Estos se pueden encontrar en tiendas de suministros de cocina y en la mayoría de las tiendas de comestibles. Las temperaturas de cocción típicas son:

  • raro: 48.9–51.7 ° C
  • medio: 60–62.8 ° C
  • bien hecho: 73.9 ° C

Desde una perspectiva de seguridad, las temperaturas más altas en el centro de la carne son más seguras. Sin embargo, las temperaturas seguras de cocción varían para los diferentes tipos de carne.

Las temperaturas de cocción seguras para diferentes carnes son:

Aves:  73.9 ° C para aves enteras o molidas. Las aves de corral nunca se deben comer raras. Las aves de corral poco cocidas pueden transmitir la  salmonella  y otras enfermedades. Siempre debes cocinarlo bien.

Carnes molidas  71.1 ° C para carnes molidas como carne de res, cerdo y cordero. Si bien los cortes enteros de carne generalmente tienen la mayoría de las bacterias en sus superficies, las carnes molidas pueden tener bacterias mezcladas en todas partes. Por lo tanto, deben cocinarse a una temperatura más alta que los cortes enteros de carne.

Carne entera:  62.8 ° C, y la carne debe reposar durante al menos tres minutos antes de comer. El tiempo de descanso le da al calor más tiempo para matar cualquier bacteria.

  • La carne de cerdo siempre debe cocinarse al menos en el extremo superior del medio porque puede transportar gusanos y parásitos potencialmente peligrosos.
  • La carne de res tiene un rango de seguridad más amplio, pero los amantes de la carne rara se adhieren más a los filetes, asados ​​y chuletas.

Pez de aleta:  145 ° F (62.8 ° C) o hasta que la carne esté opaca y se separe fácilmente.

Seguridad de mariscos y pescados crudos

El pescado tiene una amplia gama de métodos de cocción seguros, según el tipo y la calidad del pescado que esté cocinando. El método de cocción que utiliza también es extremadamente importante.

Consulte las instrucciones de cocción para los diferentes tipos de pescado. Por lo general, el pescado se debe cocinar completamente, pero puede ser aceptable para ciertos tipos de medio raro. El pescado crudo, como el sushi, se debe comer con precaución. Debe ser pescado de grado sushi preparado cuidadosamente para reducir el riesgo de contaminación.

Seguridad de los peces

  • La mayoría del pescado debe cocinarse al menos a 145 ° F (62.8 ° C) para que sea seguro comerlo.
  • El pescado crudo generalmente debe congelarse a -4 ° F (-20 ° C) durante al menos una semana antes de prepararse para sushi, sashimi y otros platos de pescado crudo.
  • Algunos pescados, como el salmón y el atún, se consideran sushi después de haber sido congelados y preparados adecuadamente.
  • No contamine de forma cruzada una tabla de cortar utilizada para pescado de grado sushi o cocido con una tabla de corte utilizada para pescado sin grado de sushi o crudo. Si mezcla los dos, puede transmitir bacterias dañinas a los peces seguros.
  • Refrigere el pescado fresco a 40 ° F (4.4 ° C) o menos si planea comerlo pronto.
  • Siempre lávese las manos entre preparar pescado cocido y pescado crudo.

Cuando cocine diferentes tipos de mariscos, busque lo siguiente para asegurarse de que estén cocidos:

En peces:  la carne no debe ser transparente (la luz no debe atravesarla en absoluto), y debe ser muy fácil de cortar con un tenedor, con la carne desmoronándose.

En almejas, ostras y mejillones: las  conchas deben estar abiertas y las que no se abran deben desecharse.

En vieiras:  la carne debe ser rígida y nada transparente.

En camarones y langosta:  la carne debe ser brillante y no transparente.

No deje ningún marisco cocinado por más de dos horas. Manténgalo refrigerado o aislado con hielo si planea comerlo más tarde.

Consejos generales de seguridad alimentaria

Reemplace las esponjas y paños de cocina regularmente. Lavar los platos y las tablas de cortar con esponjas y toallas sucias puede propagar más bacterias. Las bacterias y otros patógenos causantes de enfermedades también crecen en las esponjas y toallas con el tiempo, así que asegúrese de limpiar bien la esponja cada dos días y reemplazarla aproximadamente una vez por semana.

Nunca comas ni pruebes nada crudo (además de un poco de pescado) o cuestionable. Las bacterias pueden crecer en cantidades enormes en la carne mala, por lo que incluso una pequeña cantidad de carne cruda o en mal estado puede propagar bacterias como la  salmonella  y la  E. coli . Cuando se trata de carne, pollo o pescado, piense: «En caso de duda, no lo haga». Es decir, si no está seguro de si es seguro comerlo o no, no lo coma.

Compartir
Ir arriba
Abrir chat